Actores, público e instituciones, claves en el arte escénico

Actores, público e instituciones,  claves en el arte escénico
Actores, público e instituciones,  claves en el arte escénico
En varios países del mundo se recuerda el 27 de marzo como el Día del Teatro
27 de Marzo, 2019
27 Mar 2019

Cada 27 de marzo se connmera el Día Mundial del Teatro. A propósito de esta fecha actores, directores y gestores escénicos exponen sus preocupaciones sobre los avances, falencias y sus percepciones de cómo está este arte. 

Marina Salvarezza: Actriz y docente de la Universidad Casa Grande

Panorama más prometedor

La actriz italiana refiere que en los últimos diez años indudablemente se ha volcado un fuerte y constante interés  hacia el arte dramático, lo que ha permitido un crecimiento notable de propuestas teatrales y también una  diversificación de géneros, así como la ampliación de la oferta en educación teatral.  “El panorama se hace cada vez más prometedor  pero la lucha recién empieza ”. Apunta que al teatro en nuestra ciudad, como en el país, todavía  le falta apoyo de instituciones.

"En estos últimos años se ha logrado crear lo que personalmente considero  fundamental,  o sea   la conciencia de la preparaciòn.  Me refiero  a la necesidad  que siente el artista teatral de estudiar, prepararse y cumplir con una serie de requisitos bàsicos  a todo nivel,  como para cualquiera profesiòn,  con el fin de entregarse dignamente a su labor", apunta la también docente.

Agrega que "de esta preparaciòn  tienen que beneficiarse todos los agentes involucrados en el hecho teatral, desde el tramoyista hasta el dramaturgo,  o sea la formaciòn de personas que se dediquen con seriedad  al vestuario, utilerìa, escenografìa, sonidos, efectos especiales, sin descuidar ningun detalle de la puesta en escena. 

Lucho Mueckay: Actor y líder de Sarao

Tendencia a lo micro

“Activo. Y generando propuestas escénicas de formatos variados, con un número creciente de espacios para presentaciones, así como para la formación de más interesados”, es como el actor guayaquileño ve el panorama actual del teatro en la ciudad. No obstante, –dice– este crecimiento se refleja más en la tendencia de lo micro, “que si bien ha logrado  convocar públicos, adolece a veces de productos escénicos depurados” y de infraestructuras.

"Temo que el público se acostumbre a ello como la única forma de hacer teatro, así como veo con preocupación que la cita teatral entre el actor y el espectador deje de ser un encuentro artístico para convertirse en una simple farra express", manifiesta el líder de Sarao, arupación que este año cumple tres décadas de gestión.

Señala también que "como artistas debemos precautelar la rigurosidad en nuestras propuestas escénicas, desde la más corta hasta las de gran formato. Y como formadores, no descuidar nuestros métodos de enseñanza-aprendizaje, desde el más simple taller  o curso, hasta  el plan más sofisticado de estudios  de una universidad". y agrega que "la ganancia financiera no debe ser la única motivación para abrir un espacio de encuentro con las nuevas generaciones".

Santiago Roldós: Actor y líder de Muégano Teatro

Síntomas de ‘complacencia’

Para el actor, “el aumento exponencial de espacios, producción y afluencia de los últimos años, lejos de generar espectadores con capacidad crítica y diversión, y de impulsar poéticas cada vez más singulares y arriesgadas, ha tendido a glorificar una uniformidad acorde a la autocomplacencia y la banalidad propias del  establishment  y de las formas de relación y producción hegemónicas”. Afirma que la tarea es “crear disidencia desde el territorio”.

"El teatro ha crecido en Guayaquil al precio de disciplinarse. Ahora bien: el imperio de la estulticia es la tendencia mundial, entonces tampoco hay mucho margen de escapatoria en el mero desplazamiento geográfico, pero sí en la descontextualización y recontextualización permanente: la tarea es crear disidencia desde el territorio. Hay algunas estrategias, algunas más longevas que otras, abocadas a recordar que el teatro (en realidad: las diversas teatralidades) no se resuelven ni debaten únicamente en el teatro, sino en su capacidad para tensionarlo, divertirlo y cuestionarlo todo, incluyéndose a sí mismo", apunta el artista.}

Señala también que entre los avances que ha tenido el teatro en la ciudad está: el "multiplicar los espacios, incluso los más convencionales y comerciales, contra los cuales lo único que hay que tener es su tendencia a imaginarse como el único o el mejor de los mundos y modos posibles". Asimismo la persistencia de colectivos como el nuestro, Arawa, Zona Escena, Imaginario, Kurombos, Thamé, La Fábrica y un larguísimo etc; y "la posibilidad de que centenares de jóvenes, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, puedan seguir una vocación artística, así sea de manera sinuosa en la esfera de lo chic/comercial o del problemático y pretendido ultra academicismo".

Afirma además que entre lo que hace falta está la descentralización de la "cultura y la promoción artística, poniendo a funcionar el Código de Organización Territorial, y echar a andar una serie de estrategias, leyes y ordenanzas que democraticen la producción y el acceso, incluyendo incentivos fiscales, etc".

Ramón Barranco: Director artístico del TSA

Concentración en lo ‘banal’

El español y dirigente del Teatro Sánchez Aguilar considera “que se ha logrado que al menos buena parte del público guayasense tenga en su mente el teatro como una opción, tanto cultural como de ocio”. Sin embargo, apunta que en los dos o tres últimos años, “por obra y gracia del microteatro, se ha creado un público que solo busca un entretenimiento rápido, fugaz, totalmente banal, insustancial, que no le haga ni tener que ocupar mucho tiempo”.

"Pero también es cierto que en paralelo a esto, se han abierto otras salas de teatro independiente, y gracias a proyectos personales de escuelas y promotoras, el movimiento en toda la ciudad y su alfoz, ha crecido notablemente. Sin duda a ello, también ha ayudado el hecho de la apertura de la UARTES, que ha venido a impulsar, más allá de la educación artística que es su fin primordial, encuentros, debates y festivales, que nos ayudan a tener un panorama más amplio del quehacer teatral, tanto a nivel nacional, como internacional, con una mirada importante en lo latinoamericano", señala el gestor.

Considera también "que hace falta una política cultural más implicada con la realidad actual y las necesidades de los diferentes colectivos e instituciones que venimos trabajando en ello. No se pueden hacer proyectos de inmediatez: esto es lo que gusta ahora, esto es lo que está de moda, esto vamos a dar al ciudadano".

Concluye en que "hacen falta políticas con miras  al futuro. Hacen falta políticas culturales que miren más allá de la inmediatez. Hace falta en una ciudad como Guayaquil, con una población que con su alfoz supera los tres millones de habitantes, un teatro público que más allá de ofrecer una programación qué, para las instituciones privadas es muy complicada llevarla a cabo, dé la oportunidad de conocer, tanto al público general como a los diferentes integrantes del proceso creativo del teatro, desde el actor/actriz, diseñadores teatrales, técnicos,  hasta el gestor teatral, los diferentes lenguajes que hay hoy en el mundo, diferentes experiencias que nos hagan conocer y reconocer otras formas de ver y hacer teatro".

José Manners: Director artístico del TCA

Reeducar a los artistas

“Es indudable que a nivel teatral se está ofreciendo una amplia diversidad temática y formal. Sin embargo, no toda esta oferta presenta tendencias creativas e innovadoras que nos permitan vislumbrar nuevas perspectivas”, dice el dirigente. Por un lado apunta que con los años “se ha logrado hacer conciencia de que el teatro exige una preparación constante y no una improvisación”. Cree que hay que reeducar en general a los artistas.

"Por un lado existe el trabajo profesional, concienzudo, no comercial y honesto de grupos que han logrado sobrevivir a través de los años. Por otro lado hay una mal llamada innovación-renovación, que ha logrado una generación abundante de obras en cartelera, pero que ha desvalorizado un proceso que ha costado mucho sudor sacarlo adelante", menciona el también bailarín clásico.

Explica que "volvemos a tocar el tema de la actual preparación del actor. Están proliferando divos de la actuación formados en dos meses". "Creo que hay que re-educar a los actores y en general a los artistas. Hay que volver a las bases, Hay que enseñar que en los procesos de formación, existe una densa mezcla de tiempo, dedicación y esfuerzo. El facilismo, en cualquier manifestación artística, es tristemente celebrada", finaliza.

Ricardo Velasteguí: Actor y líder de Pop Up

Apostar por renovación

Por su parte, el actor considera que lo que le hace falta al teatro en la ciudad “es que los actores sigan aportando cosas distintas”. “Creo que yo estoy haciendo una labor en Pop Up, por ejemplo, de poner propuestas en las que el público tenga variedad, que no sea solo comedia... pasó la novelería del teatro, ahora viene lo duro de mantenernos como artistas, como actores, como gestores, como artistas”.

"Actualmente en Pop Up Sambo tengo tres propuestas que son drama todas, en Urdesa también la gran mayoría, entonces no por esto digo que estoy cambiando o experimentando, realmente es algo que el público debe aceptarlo también, propuestas distintas, textos que tengan mayor elaboración, que como actor nosotros podamos sentir que un proceso de preparación sea rico también para nosotros", dice el también director.

Velasteguí consider también que como gremio de actores se ha hecho un gran trabajo, "porque se ha movido bastante el teatro gracias al empuje de los actores y de toda la gente que está involucrada con el medio teatral". Explica que "si bien es cierto que implica mucho empuje aún -porque claro lo que pasó en la ciudad es que el teatro se volvió una novelería, una forma de entretener al público con estos espacios de microteatro que se abrieron- y yo creo que todo juega igual de forma positiva porque lo que hemos creado en el público es un hábito por ir al teatro".

Jaime Tamariz: Director y líder de Microteatro GYE

Empuje a compañías teatrales

El pionero del microteatro en la ciudad señala que ve el panorama teatral “muy activo” y a pesar de que se palpa una crisis económica siempre hay proyectos. Considera también que al teatro le hace falta el incentivo público con programas de apoyo a productoras y compañías teatrales de la ciudad, dice el director, quien señala que el microteatro es un formato que ha funcionado bien, pero que ahora tiene sobreoferta.

"No estoy diciendo que no haya (apoyo) hay grupos que se ven beneficiados de eso, bueno pues ahí está Muégano Teatro, nosotros mismos que tenemos el apoyo del Municipio, pero hace falta todavía llegar a muchas otras personas, a otros lados, sobre todo creo que hace falta llegar a las partes periféricas de la ciudad en donde se puedan crear espacios de teatro y no solo para presentaciones sino también para formación", apunta el director y actor guayaquileño.

En cuanto al avance del teatro en la ciudad, señala que cree que han construido un público. "Creo que se ha ido construyendo poco a poco un público que ya tiene interés, que ya busca las obras de teatro, empiezan a interesarse por los artistas, por los actores y las actrice y creo que eso ya es muy bueno".

Marlon Pantaleon: Actor y funcionario de Estudio Paulsen

Refuerzo desde el público

El director ejecutivo de Estudio Paulsen afirma que “hay un panorama artístico muy activo en la ciudad”. “Guayaquil cada vez tiene más ofertas teatrales. Esto genera opciones de entretenimiento para la ciudad y el país, por ende, trabajo para actores, directores y productores”. Dice que es importante la relación publico, actores, medios y redes para reforzar al teatro.

"Se ha logrado crecer, ver nuevas propuestas teatrales. Creo que el siguiente paso es seguir en la consolidación de este paso. Para eso trabajamos los actores, gestores y personas que estámos involucrados en el quehacer artístico", apunta el también actor.

Agrega que  al teatro le hace falta "el apoyo del público y que se fortalezca en asistir a las salas teatrales. Tanto de parte de salas alternativas y sus actores, como del público es necesaria esta relación para el fortalecimiento de nuestra industria". Apunta también que "los medios de comunicación y redes sociales juegan un papel importante en esta relación". (E)

Celebración

El Día Mundial del Teatro fue creado por iniciativas del Instituto Internacional del Teatro (ITI) en 1961. Este día se lo conmemora cada 27 de marzo en varios países del mundo.

Grandes teatros

En la ciudad existen el Teatro Centro de Arte y el Sánchez Aguilar, en los que se albergan salas donde no solo se realizan presentaciones escénicas, sino diversas actividades.

Independientes

Espacios como Muégano, Estudio Paulsen, Microteatro GYE, La Bota, Pop Up, Vilaró, Arlequín, Teatro del Ángel, El Altillo, Shapó, son algunas de las salas independientes.

Actores, público e instituciones, claves en el arte escénico
Cultura
2019-03-27T14:02:00-05:00
Gestores escénicos hablan sobre los avances y falencias locales que perciben en este campo artístico.
El Universo

Lo más leído