Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística

Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística
Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística
Más de 170 artistas, entre músicos, cantantes, actores y bailarines (En Avant, de Jessica Abougamen) integraron el elenco. Cortesía
Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística
Andrés Córdova y María José Fabara son Alfredo y Violeta, protagonistas de La Traviata. Cortesía
Karla Medina
13 de Mayo, 2019
13 Mayo 2019

Para cantar ópera no solo se requiere de una buena voz, sino también de una verdadera madurez vocal y, sobre todo, de mucha perseverancia. Y es lo que tuvo el elenco de la reciente obra que pusieron en escena más de 170 artistas (cantantes, músicos, actores y bailarines) del país en La Traviata, dirigida por el líder de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, Dante Santiago Anzolini.

Si bien es cierto que en una propuesta operística todo elemento es importante, suele haber personajes que se destacan, y este fue el caso de la soprano quiteña María José Fabara y el tenor guayaquileño Andrés Córdova, protagonistas de esta adaptación con sabor guayaquileño de la obra del compositor italiano Giuseppe Verdi.

Para ambos cantantes líricos –que cuentan con una extensa trayectoria en la ópera– la experiencia fue enriquecedora. “Parte de esta experiencia es compartir con nuestros compañeros colegas. Bueno, yo ya había conocido a María José Fabara en una obra sinfónica que se cantó en Loja hace cuatro años y sabía de su calidad, pero ahora hubo más de compartir y la pude escuchar en su plenitud de registro, haciendo ella las maromas y maravillas que le toca hacer a Violetta en La Traviata”, cuenta el intérprete de Alfredo, quien disfrutó volver a trabajar con algunos de los artistas que estuvieron el año pasado en La Bohème, también dirigida por Anzolini.

Varios meses de preparación tuvieron que transcurrir para que la puesta final llegara al público local. “Desde la perspectiva técnica yo podría decirte que Violetta es verdaderamente un reto porque requiere diferentes dificultades técnicas en los actos… aparte requiere de todo ese peso emocional que debe de tener a través de la voz y de la actuación”, apunta Fabara, quien soñaba con interpretar este personaje.

NUEVOS CAMINOS

La Traviata no es la única experiencia que estos cantantes líricos han tenido en ópera. “Llegar a cantar ópera completa es un proceso, uno empieza desde que estudia cantando piezas pequeñas e individuales hasta ir cogiendo poco a poco cosas más pesadas, y luego entrar al género de la ópera en donde hay que cantar casi que seguido dos horas con pequeñas pausas y administrar la voz, guardar para los momentos precisos, pero igual no dejar de cantar”, afirma el tenor.

Este año, él tiene confirmada una participación en la ópera Lucía de Lammermoor, que en agosto pondrá en escena la Compañía Nápoli de Viviana Rodríguez.

Comenta también que “tiene la ilusión de seguir audicionando con el maestro Anzolini” para una nueva ópera prevista para el último trimestre del año.

“Hasta ahora lo que he podido experimentar profesionalmente es que jamás se van los nervios, pero por ser un rol que me gusta tanto es una responsabilidad tan grande, obviamente eso me genera nervios más de lo normal pero siento que estamos listos, que se ha trabajado y hay que confiar en el trabajo que hemos hecho”, cuenta la soprano, que ha estado en óperas como La flauta mágica de los Andes, Susana, Las bodas de Fígaro, Elixir de amor, entre otras.  (I)

Hacer ópera, el sueño de toda una vida artística
Cultura
2019-05-13T00:00:50-05:00
Andrés Córdova y María José Fabara protagonizaron La Traviata, estrenada en días pasados.
El Universo

Lo más leído