Nacionalidad humillada

15 de Mayo, 2019 - 00h00
15 Mayo 2019 - 00:00
15 de Mayo, 2019 - 00h00
15 Mayo 2019

Todos los valores clásicos con los que nos educaron nuestros ancestros, como la honradez y el amor patrio, son hoy en día pisoteados sin el menor rubor y, lo que es peor, sin darse cuenta de que lo hacen; vemos grupos que estaban enfrentados hasta ayer, defendiendo juntos las mismas patrañas. Hoy, lo constatamos en lo de la nacionalidad ecuatoriana obsequiada a Assange. La interpelación a la excanciller que hizo esta ilegal concesión nos permite apreciar esta penosa realidad. En la Comisión de Fiscalización, legisladores correístas se niegan a dar paso a dicho juzgamiento si se incluye lo de la nacionalización referida: ¡Correa defendiendo la concesión a Assange hecha por Moreno!

El próximo lunes 20 de mayo, la Fiscalía ecuatoriana, en el local de la embajada en Londres, incautará las computadoras y documentos de Assange ¡Y se los entregará directamente al Gobierno de Estados Unidos! Ni se le pasó por la cabeza que esa información debe conservarla y analizarla el Ecuador, y, luego, si lo considera pertinente, hacerla conocer, en todo o en parte, al gobierno extranjero que le solicita asistencia penal. Fue penoso ver que cuando cancelaron el asilo a Assange –lo que habíamos reclamado cientos de veces– y lo entregaron a la policía londinense, en la Corte británica esperaban funcionarios estadounidenses para solicitar la extradición del australiano; ellos conocían lo que iba a suceder antes de que el Gobierno ecuatoriano nos anunciara su decisión. ¡Al menos respeten las formas, los ojos del mundo están observando! Sería muy malo para el prestigio del Gobierno que el Reino Unido conceda la extradición de Assange a los Estados Unidos; una cosa es cancelar el asilo y otra que se lo extradite a la potencia que lo persigue por asuntos que no nos conciernen. Diferente, si se concede la extradición a Suecia para ser juzgado por presuntos delitos sexuales; esa solicitud se renovará, según anuncian autoridades judiciales de ese país y debería tener precedencia porque solamente se interrumpió por la intromisión del gobierno anterior.

La excanciller ha pedido a la Comisión de Fiscalización de la Asamblea que archive el proceso de interpelación, alegando que en la concesión de la nacionalidad “la decisión jurídica y política fue de carácter de Estado, con la debida consulta al presidente de la República”. Desmenucemos esto y separemos lo jurídico de lo político; que fue una decisión política, no cabe duda, pero esta puede ser legal o ilegal. El decir que fue de carácter de Estado parecería querer referirse a la antigua teoría de la razón de Estado que a través de los siglos se ha invocado para pretender que se trataba de un interés de orden superior y justificar algo contrario a la ley, al derecho, a la moral. Aquí la razón de Estado era defender al agente de Rusia que es Assange; Rusia para cuya agencia de noticias trabaja Correa; Rusia que apoyó la candidatura a la presidencia de la ONU de la excanciller.

Hace muchos años, yo interpelé al canciller, y este, gallardamente, concurrió a defenderse. Ese ejemplo debería seguir la excanciller.(O)

 

Nacionalidad humillada
Todos los valores clásicos con los que nos educaron nuestros ancestros, como la honradez y el amor patrio, son hoy en día pisoteados sin el menor rubor y, lo que es peor, sin darse cuenta de que lo hacen...
2019-05-15T00:00:47-05:00
El Universo

Te recomendamos