Educación contra la corrupción

16 de Mayo, 2019 - 00h00
16 Mayo 2019 - 00:00
16 de Mayo, 2019 - 00h00
16 Mayo 2019

Lenín Moreno suscribió este 13 de mayo la creación de la Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción en Ecuador, que tiene como propósito investigar, prevenir y sancionar los delitos de corrupción en el país.

Una iniciativa que muestra una intención política destacable, pero que difícilmente se resuelve solo desde ahí.

La corrupción, pareciera que tristemente se ha transformado en parte de nuestra cultura, no necesariamente porque todos la practiquen, sino por el alto nivel de tolerancia y la poca capacidad de asombro frente a aquella.

Nada sorprende, semana a semana se abren y se cierran procesos, se inculpan y disculpan funcionarios públicos, se acusa, se escapan, se excusan y a eso se suman las redes sociales, donde los mensajes sobre corrupción se reproducen con discursos y evidencias, a veces mentirosos, a veces sin fuentes, a veces ciertos, pero que finalmente se sumergen en ese océano dudoso que poco impacto final tiene, más allá de los cinco minutos de fama, retuit y like.

Ahora no es un tema fácil de abordar, en el contexto de una población con necesidades insatisfechas y crisis económica, la idea de que venga alguien y le resuelva sus problemas justifica la famosa frase del “roba, pero hace obras”.

Entonces, se tolera la corrupción como forma de transacción, mientras se reciba algo a cambio, algo que se considera necesario o deseado. Y si se acepta ese comportamiento en las autoridades, los líderes y las cabezas, es muy fácil que su práctica no provoque mayor sorpresa al trasladarse a otros espacios más cotidianos.

Eso lleva a que la corrupción debería abordarse urgentemente desde la educación, es ahí, en la escuela y la universidad, donde se crea y refuerza la identidad y donde se desarrolla una idea de relación con los otros.

Ese espacio es fundamental, y como dice Henry Giroux, pedagogo estadounidense en el artículo ‘La crisis de la escuela es la crisis de la democracia’, publicado en el diario El País, es necesario educar para una cultura y forma de vida del presente y no para el futuro. Si nos concentramos en profesiones, en la fascinación tecnológica o en una formación técnica, y no nos hacemos cargo de la idea de sociedad que queremos desarrollar, y lo aplicamos seriamente desde la formación, difícilmente veremos cambios más adelante. Un formato educativo como el actual, con pruebas estandarizadas y una formación para las respuestas y no para las preguntas, genera personas con escasa capacidad de pensamiento crítico y, por lo tanto, de cuestionar sus entornos.

A eso se suma que los niños están insertos en una sociedad digital marcada por la inmediatez y la soledad. Donde un smartphone o tableta terminan “educando” y “respondiendo” los cuestionamientos de la vida, del sexo, de las preocupaciones, de la violencia, las drogas o de los imaginarios de futuro.

Tal vez hay que partir desde ahí, ¿o será que ya nos acostumbramos, y si bien se aborda un discurso políticamente correcto condenando la corrupción, solo estamos ahí esperando que nos toque a nosotros, y que no sean siempre los mismos?(O)

 

Educación contra la corrupción
Lenín Moreno suscribió este 13 de mayo la creación de la Comisión de Expertos Internacionales de Lucha Contra la Corrupción en Ecuador, que tiene como propósito investigar, prevenir y sancionar los delitos de corrupción en el país.
2019-05-16T00:00:51-05:00
El Universo

Te recomendamos