¿Expresar los sentimientos?

29 de Mayo, 2019
29 Mayo 2019
29 de Mayo, 2019 - 00h00
29 Mayo 2019

Parece ser una regla general de conducta, socialmente aceptada para los seres humanos en culturas como la nuestra, preferentemente expresar los pensamientos y guardar, para sí, los sentimientos.

Suele ocurrir en nuestros ambientes familiares y de enseñanza temprana el fomento del aprendizaje y la memorización de conocimientos, de tal manera que comúnmente se elogian más los datos culturales que la criatura recuerda que los buenos sentimientos personales si los explicita.

¿Será un grave error de omisión social de parte de los mayores?

¿Por qué reprimirlos si siempre están presentes en nosotros? Su expresión nos permitiría conocer mejor a las personas.

En la distribución de premios, luego de los rituales de evaluación, las preseas y distinciones probablemente sean para quienes mejor pueden comprobar lo que saben, que para los serviciales, colaboradores siempre dispuestos a participar y ayudar hasta el límite de sus posibilidades.

¿Habría que establecer nuevos rangos de evaluación del desarrollo personal integral, no solamente durante la vida estudiantil sino también a lo largo de la existencia de las personas?

¿También en el trabajo, tanto en el sector público como en el privado?

A propósito: ¿por qué en algunos ambientes, especialmente laborales, incluso de trabajos comunitarios, no se evalúa adecuadamente el comportamiento corporativo de quienes integran los equipos de labor?

Si se realiza, ¿qué ocurre después? ¿Se socializan los resultados o son reservados?

¿Existen ambientes apropiados en las familias o en los lugares de trabajo para que, con oportunidad, sencillez y camaradería, se puedan intercambiar pensamientos y sentimientos que expresen lo que realmente sienten, quieren y esperan cada uno de sus integrantes?

¿Considera que algo así puede ocurrir en su hogar con su familia cercana o en su sitio de trabajo con quienes labora? ¿Es posible o imposible? ¿Fácil o difícil? ¿Absolutamente utópico?

Expresar los sentimientos, siempre desde la vertiente de la sinceridad, constituye un riesgo, porque al despojarnos de una de las cortinas que cubren nuestra personalidad quedamos evidenciados y tal vez vulnerables.

Pero ese riesgo, a la vez, puede constituirse en una fortaleza, porque la capacidad de decir la verdad y toda la verdad de lo que sentimos es un plus, que no tiene cualquiera.

Nuestra espontánea sinceridad no será siempre bienvenida y hasta admirada, pero es una buena apuesta.

Lo que pensamos y sentimos puede ser no valorado, respetado o aceptado por otras personas; mas, es el riego que debemos tener presente al momento de decidirnos si compartimos o no nuestra interioridad.

La espontaneidad infantil que en ciertos momentos hace que los niños pequeños expresen violentamente denuestos ante las negativas de sus padres para darles inmediatamente el gusto que piden, es un buen ejemplo de expresión de sentimientos.

Lo que no debemos perder de vista es que necesitamos tener el control de nuestros sentimientos y aprender a expresarlos con oportunidad y siempre con sinceridad, de tal manera que cuando seamos escuchados nuestros interlocutores tengan por verdaderas nuestras afirmaciones.

¿Concuerda con estas reflexiones y afirmaciones? ¿Por qué? ¿Sería tan amable en darme su opinión? (O)

¿Expresar los sentimientos?
¿Expresar los sentimientos?
2019-05-29T00:00:47-05:00
El Universo

Te recomendamos